PALABRAS Y ESPEJOS

Francine van Hove

¡En esta sección vamos a crear textos creativos y literarios a partir de la técnica del dibujo-garabato.

 

En primer lugar, describimos la técnica:

 

1.- Garabatea unas líneas en una hoja en blanco. Puedes utilizar rotulador, lápiz o colores.

 

 

2.- Pinta el interior tal y como te parezca.

 

 

3.- Escribe una palabra u oración a cada lado de la hoja, después de mirar unos segundos el dibujo resultante. En este momento es importante dejarse llevar por lo que surja sin censura.

 

 

4.- Imagina durante unos segundos una historia en la que puedas ir intercalando las frases o palabras que has escrito.

 

5.- Escribe el texto creativo, dejándote llevar por las ideas que vayan surgiendo. Puedes utilizar cualquier tipología textual o forma de expresión (en prosa o en verso). Elige también la persona narrativa. Recuerda que el uso de la primera persona del singular favorece la subjetividad y el tono poético. El texto debe tener un mínimo de 200 palabras.

 

6.- Finalmente, manda el texto a la página, a partir del libro de visitas que aparece al final. Y una foto del garabato pintado. La foto la tienes que enviar en formato JPG a la dirección:

   elvolumendeunasombra@gmail.com

 

Debes cuidar la redacción del texto:

 

Adecuación: debe ser un texto literario en el que predomine la función expresiva y poética de la lengua.

 

Coherencia: debe ser un texto coherente, que mantenga un tema y una estructura (párrafos (o estrofas y versos, si es el caso) y secuencias).

 

Corrección: debes cuidar las normas básicas de expresión escrita: ortografía, márgenes, sangrado…

 

Ejemplo de un texto creativo elaborado a partir del dibujo-garabato:

 

         Fue de repente. Lo cierto es que no te vi. Salí corriendo de casa. Ya había anochecido. Tenía prisa. ¿Prisas en la noche? Sí. Parece una locura; pero salí acelerada de mi casa. Ya no soportaba las mentiras y más mentiras que Alberto me estaba contando. Las solía contar a menudo, como si fueran auténticas certezas, pero yo sabía que sólo eran falsedades; a lo poco, milongas.

         Dejé mi zumo de naranjas recién exprimidas sobre el banco de la cocina, y salí. ¿Adónde? ¡Quién sabe! ¡Sólo salí! Un torbellino de ideas incandescentes me atormentaba. Por eso no te vi. Dices que te golpeé en el brazo; es posible; pero mis ojos se habían perdido en las lágrimas y sólo vi la noche. Dejé de correr después, poco después; cuando mi corazón empezó a darme avisos de un exceso de aceleración.

         Más tarde; minutos que duraron días, volví a casa. El zumo seguía intacto. Alberto sonrió como si nada hubiera sucedido. Escribí una palabra en el reverso de una lista de la compra. Se la di a él. Ponía: Fin.

 

DIBUJOS - GARABATOS

LEYRE ZAGALA
NICO FONT
ROCÍO PIQUER PUNTER
DANIEL LÓPEZ
AINHOA ALCODORI
JUDIT GIMÉNEZ ORTÍ
LUCÍA DOLZ
CARLA ALBA CATALÁN
PARIS VAQUER ARNAU
ROCÍO SEGARRA PÉREZ
ARTURO MARTÍNEZ NAVARRO
BEATRIZ VALLS MORENO
ÁNGELA VALLÉS SIMÓN
CRISTINA SORIANO CASES
AITANA FURIÓ ROYO
ASIER PÉREZ PÉREZ
CANDELA BLAY
AINARA SALVADOR MÁÑEZ
ELSA CAROT
ROBERTO FABRA CIFRES
ALBERTO DOMENS PEÑA
ADRIANA GARCÍA BONANAD
VICENTE MARTÍN BOLÓS
NURIA ACEDO SÁNCHEZ
MARÍA GARCÍA IBÁÑEZ
CARLOS CANO MUÑOZ
FLORINA MADALINA
FÁTIMA
SANTIAGO CANTERO
CANDELA LILAO
VERA TORREJÓN
SARA SOTER
CANDELA HERRERO
NAYARA PUYO
MARÍA JOSÉ JÁRREGA
NEREA RAMÍREZ
FÁTIMA SALINAS
ALEXANDRE MARTÍ
LUIS MORRO
ÁNGEL ALMEIDA

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
  • Angel Almeida 3A (miércoles, 20. mayo 2020 15:00)

    Todos los sentimientos que he puesto en este garabato son las etapas de la vida. Hay momentos en tu vida en los que estas muy triste, pero tienes que luchar para convertir estos momentos tristes en momentos felices, y yo creo que esto solo se puede conseguir de una manera, y esta manera es hacer lo que te apetece hacer en ese mismo momento. Yo creo que la tristeza viene probocada porque no estas haciendo algo que te llene o que te guste, y al contario cuando estás feliz es cuando estas haciendo cosas que de verdad te están gustando y estás disfrutando del momento.

    Con esto lo que quiero decir es que en la vida tienes que hacer lo que quieras,dentro de lo que cabe,para ser feliz y que cuando estás haciendo algo desganado o simplemente que no sabes porque lo estás haciendo , tienes que pensar en como puedes hacer para hacer que lo que no te está gustando se pueda convertir en algo divertido, esto se puede lograr con otra de las palabras, que es la creatividad, tienes que ser muy creativo para que conviertas algo triste en algo divertido, es una cosa muy difícil, pero si se empieza a practicar yo creo que puede salir solo.

    Y otro sentimiento es la amargor, que viene cuando no has conseguido conseguir que la cosa aburrida se vuelva en algo divertido, pero no hay que dejar que este sentimiento este mucho tiempo en tu cabeza, así que hay que expulsar este mal pensamiento y recurrir a un buen pensamiento que te haga un poco más feliz, pero sobretodo que te haga olvidar los malos pensamientos.

  • Alexandre Martí García Vicent 3B (domingo, 17. mayo 2020 17:50)

    Pues veréis queridos oyentes. Estaba tranquilito mirando mi dibujo y de repente me ha dado un ataque de histeria y me he tirado al suelo y me he encontrado un ratón bebé, de verdad. Entonces he dibujado un pájaro. En mi cabezahuevo el dibujo parecía un águila. Lo cual me ha dado a pensar que mis manos y mi cerebro están conectados subconscientemente. Ya que he plasmado como cosas que pienso mucho a la vez. En primer lugar he visto el pájaro, concretamente el águila debido al ratón y las ganas de salir, de libertad que tengo debido a esta extorsionada cuarentena. Luego el hecho de ver tanto Netflix y tantas series americanas me ha dado a pensar en sí en el lema del país, lo de la libertad. El águila, los barrios como Liberty Hills, la Calle de la Paz… Y la cosa es que EEUU es el país que peor esta llevando esto con diferencia. Entonces esto me lleva a pensar en lo falsos que somos todos; Mi primera reacción ha sido bajar darle un besito en la cabecita a mi gatito y he empezado a hacer una cosa que nunca había hecho antes. Ayudar a mi madre a limpiar. Lo cual veo un progreso viniendo de un dibujo; en resumen, gracias Maria Elena Picó Cruzans. Luego me he puesto a pensar en cosas que no se a ciencia cierta por que hago, a que la vida es corta… Y para amortizar el tempo he dejado de trabajar en este debate.

  • Luis Morro 3ºE (domingo, 17. mayo 2020 17:33)

    Todas estas palabras me recuerdan a cómo nos sentiremos en verdad cuando llegue el momento de poder salir a las calles, a volver a ir al garito a reírte de esos chistes malos que cuentan lo amigos, de las tonterías que uno hace siempre y en los malos momentos que uno pueda tener, que sabe que podrá coger el teléfono y llamar a cualquier amigo y poder preguntarle “¿Dónde quedamos?” y que ellos siempre te van a poner una sonrisa en la cara para hacerte sentir único.
    Que hayamos estado confinados en casa sin amigos ni familiares como abuelos nos ha hecho darnos cuenta de la importancia que tiene en nuestra vida, la felicidad que sientes al estar con ellos. Cuando volvamos a salir volveremos a sentir esa libertad de poder moverte sin que te paren y te multen, eso que le podremos contar a nuestros hijos o sobrinos en un futuro de que salvamos el mundo entre todos, y conseguimos devolver al planeta ese color que lo hace tan especial.
    Y así acabaremos volviendo a nuestra vida de siempre con cambios que costaran de cambiar, y que nos hagan pensar las cosas antes de hacerlas, volveremos a sentir esta paz que tanto echamos de menos y una sonrisa más grande que nunca.

  • Fátima Salinas 3ºC (viernes, 15. mayo 2020 18:00)

    Estaba en mi casa por la mañana mi madre me acababa de despertar para ir a coger naranjas y mi ingeniosa mente empezó hacerse muchas cuestiones, ¿Por que tenia que ir?,¿Por qué existen las naranjas? ¿Como se recogen las Naranjas? ¿Qué utensilios utilizan? Entonces me surgieron muchísimas dudas como estas mi padre me las respondió todas y después de responderlas me dijo y porque no? realmente pensé y cada uno le encuentra soluciones a las preguntas a me media que a uno le interesa.Fuimos a la huerta y había unos caballos y mi padre me dijo que luego más tarde iríamos a montarlo a pasearlos y a darles de comer, entonces me pasa el dia pensando en lo bien que me lo pasaría al acabar de recoger las naranjas recogí las naranjas rápidamente para poder ir hacer lo que yo quería, al cabo del tiempo terminamos y fuimos con los caballos y montando la emocion que sentia era liberada y tranquilidad me sentia segura estaba genial, despues les dimos de comer, los caballos estaban calmados se les veía felices.Ya se estaba haciendo de noche cogimos el coche y volvimos a casa y ese fui uno de los mejores dias de mi vida, ya que me sentí tan bien conmigo misma.

  • Nerea ramirez hernan 3 ºb (miércoles, 13. mayo 2020 15:46)

    Era un viernes como otro cualquiera pero lo que ninguno sabía era que ese dia nos cambiaría a todos y quedaría marcado para toda la vida .
    Cuando en las noticias salía china con el covid nadie pensó que esto llegaría a nuestro país ni que iba a ser tan grave y algunos hasta se reían de ellos pero llegó y empezó poco a poco anularon clases en varios sitios de españa y hay nosotros nos dimos cuenta de que tarde o temprano también nos pasara y pasó nadie lo esperaba y menos que esto durara tantos meses sin salir a la calle sin ver a amigos,familias meses duros donde miles de personas mueren y afectan incluso te puede llegar a pasar que algún familiar se enferme de el covid y te quedas en shock sin saber que va a pasar sin saber que pasara y en ese momento te das cuenta de lo que te hace falta esa persona sientes mil emociones al mismo tiempo ,ganas de llorar,ganas de estar a su lado ,impotencia de no poder nada por él y tener que dejarlo a manos de esos médicos ,miedo mucho miedo de que se vaya y no volver a verle,a hablar con él , a abrazarlo y decirle lo mucho que le quieres tristeza , insomnio ,piensas que sobrevivirá y te pones en lo mejor hasta que dia a dia ves que no mejoro ,que sigue igual y llega un dia en el que te llama un familiar y te da una de las peores noticias que te podían dar y tienes que lidiar con el dolor y la impotencia de no poder ni darle un adiós como el lo merecía. A raíz de eso me di cuenta de lo grave que era este virus y de la gran labor que estaban haciendo los médicos,enfermeros que se estaban jugando la vida por ellos , se habían vuelto los héroes para mucha gente.

  • Nayara Puyo García 3ºA (lunes, 04. mayo 2020 21:50)

    Era se una vez una chica, la cual era hija de unos reyes muy queridos y muy admirados por toda la ciudad de Centunaura, aquella chica tenía diecisiete años y en dos días cumplía sus dieciocho sus queridos y deseados dieciocho.

    A ella, que se llamaba Sofia no le gustaba nada la corona de princesa que le habían puesto desde pequeña ya que a ella eso de ir a cenas, bailes y mucho menos de actos , no le gustaba nada y siempre que podía ponía alguna excusa para escaquearse, prefería irse a pasear por la montaña o irse a la playa a pasear ,darse un baño y disfrutar del sol con sus amigas para así alejarse de todo aquello que ella tanto odiaba
    Llego el día de su cumpleaños y como no, pues tenia miles de actos de esos que a ella tanto le gustaban… Sofia estaba triste ya que no quería pasarse todo el día de su dieciocho cumpleaños haciendo cosas que no quería y en las cuáles no disfrutaba, así que de repente antes de que empezará ningún acto de mayoría de edad que le habían organizado llego su amiga María y se la llevo por la puerta de atrás para que nadie las viera, y la llevo a la playa.

    Y allí estaban todos sus amig@s que le habían preparado una fiesta sorpresa sin nada de actos solo sol, playa, amigos y la fiesta de su mayoría de edad más deseada y que siempre iba a recordar por haberse escapado y de lo bien que se lo había a pasar.

  • Sara Soter 3ºE (lunes, 04. mayo 2020 21:41)

    Y me pongo a pensar sobre todos esos sentimientos que existen en la vida y mi cabeza empieza a reflexionar por cada uno de esos sentimientos y justo en este dibujo o garabato que he realizado me han salido diferentes tipos de sentimientos , los siguientes: tristeza , felicidad , esperanza y amor.Cada uno de ellos lo he definido con un color y me ha recordado a una película que vi cuando era pequeña titulada "Del revés".
    Como ya sabéis cada cual tiene un significado distinto a los demás.

    El color azul te da un sentimiento de tristeza , pero también a la vez de paz y tranquilidad. Aunque la tristeza es una emoción dolorosa y melancólica , también esta relacionada con la soledad , la injusticia , el padecimiento , la falta de amor...
    El color amarillo lo definimos más con la felicidad o la alegría porque es un color muy llamativo.Esta , es una emoción que se produce en un ser vivo cuando conseguimos alcanzar una meta deseada , entonces nos sentimos más motivados y con el estado de ánimo positivo a conquistar nuevas metas y a no rendirse nunca. La felicidad es un sentimiento muy bonito y alegre que hace que los seres vivos se sienten bien con ellos mismos.
    El color verde es el sentimiento de la esperanza. Este es un estado de fé y ánimo optimista , nos produce bienestar. El color verde también transmite naturaleza , paz o tranquilidad.
    Y por último , el color rojo es el sentimiento del amor y la pasión. Es un sentimiento que se tiene hacia una persona , animal o cosa. El amor es incondicional y se tiene a cambio de nada , el rojo también es un color pasional por su fuerza e intensidad , y hasta aquí es mi reflexión sobre los sentimientos y sus colores.

  • Candela Herrero 3º E (lunes, 04. mayo 2020 21:20)

    El día amaneció como uno más. A vestirme rápido y sin desayuno, corriendo al instituto un viernes más, camino ya del fin de semana. Nadie imaginaba que no nos íbamos a ver durante el resto del curso, nadie lo podía prever, no me lo hubiera podido creer.
    Dicen que todo esto ha traído un cambio positivo en el clima, los animales se oyen en las ciudades y algunos han vuelto a ocupar el espacio que les robamos. Incluso dicen que las estrellas se ven mejor, hay menos polución porque hay poco o escaso tráfico de coches, de trenes, de aviones…El ser humano es un veneno para el planeta, dice mi padre.
    El curso está siendo muy extraño. Sin clase, trabajando en casa, sin poder salir a la calle… Algunas noches me quedo hasta muy tarde hablando con mis amigas, la luna nos vigila, la noche se ha convertido en compañera.
    Estoy cansada, necesito recuperar mi normalidad, todo lo que hemos perdido, mi vida anterior, la de siempre. Así, la verdad, es que no me encuentro, estoy distraída, duermo mal, me agobio…
    He visto estos días la cantidad de gente que ha muerto, y me da miedo por mis abuelos. Espero que pronto encuentren una vacuna y que toda esta locura acabe.
    Necesitamos disfrutar de nuestra vida adolescente, de nuestros días, de la luna… de las estrellas.

  • Vera Torrejon Ors 3e (lunes, 04. mayo 2020 21:03)

    Sin darnos cuenta , estamos en un viaje , mas largo de lo que llegamos a imaginar , repleto de sentimientos y sensaciones pero sobre todo repleto de esperanza .
    Ahora mismo lo unico que tengo claro es que volveremos , superaremos todo esto , juntos . Volveremos a ver a aquellas personas que tanto echamos de menos , volveremos a estar en aquellos lugares donde tan comodos nos sentíamos , volveremos a aquellas tardes de risas indefinidas , aquellos domingos en casa de los abuelos , donde nos juntamos con toda la familia y pasamos una comida agradable , volveremos a disfrutar de las cosas que ya teníamos acostubradas y las hacíamos llamar rutina diaria , volveremos a soltar toda la adrenalina y la fuerza tanto mental como física en aquel deporte que tanto nos gusta , volveremos a aquellas cenas con amigos que acaban alargándose siempre, aquellas fiestas que son imposibles no recordar cada dia que pasa de esta pandemia . Volveremos , reiremos y disfrutaremos como nunca , diremos todo lo que pensamos sin dudar en lo que pueda pasar porque comparado con estar casi dos meses viéndonos a través de una pantalla ya no nos preocupara cualquier otra situación.
    Volveremos a vivir en libertad estoy segura , pero para ello hace falta que pongamos de nuestra parte
    Nunca me ha gustado eso de seguir las normas pero por una vez estoy dispuesta a hacerlo.
    Espero que os haya gustado y consigamos superar esto juntos.

  • Candela Lilao Zafón 3C (lunes, 04. mayo 2020 20:22)

    Mi mejor amiga a veces se preocupa por los mensajes que me escribe, dice que en el fondo de sus palabras hay una ansiedad que no le gusta.
    Yo creo que es realmente romántico que quiera estar en contacto conmigo todo el tiempo. Es mi caballero andante y pienso que si sabe dónde estoy, podrá rescatarme de cualquier peligro.

    El otro día se puso un poco celoso porque me vio hablando con otro chico, pero esto no fue más que otra de sus demostraciones de lo importante que soy para él.
    Me ha preguntado si me gusta, porque me estaba riendo con él como cuando me conoció y nos reíamos juntos. Igual estaba coqueteando sin querer, así que le he prometido que no volveré a mostrarme de una forma tan abierta. No quiero perderle, ni que se disguste… Con todo lo que me cuida!

    Ayer me llamó y el teléfono comunicaba, estaba hablando con mi mejor amiga, pero él se ha vuelto a poner celoso porque pensaba que podría estar hablando con otro. Igual empieza a ser un poco controlador, pero es tan amable y bueno y lo hace porque me quiere tanto, que no puedo más que perdonarle. Si se preocupa tanto por mí, es que me quiere mucho. Si me quiere tener siempre tan cerca es que no me va a dejar.

    Mi amiga se ha enfadado porque no entiende su actitud. El chico perfecto me ha dicho que es porque está celosa, ella no tiene a nadie que la quiera. Dice que ella es una mala influencia para mí y que me mete cosas extrañas en la cabeza. Igual es verdad que está celosa, me preocupa que no se lleven bien ambos.

  • Santiago Cantero Cazorla (lunes, 04. mayo 2020 20:14)

    En una noche estrellada, sin ninguna nube de por medio, habían 2 animales heridos, uno era una hormiga y el otro un pájaro. La hormiga era de color azul y el pájaro era marrón, no se llevaban bien pero dada la situación tenían que colaborar los dos juntos. A lo lejos, vieron una casa, con lámparas las cuales estaban encendidas en su interior, decidieron ir, y como pudieron empezaron el camino.

    De pronto, el cielo se puso nublado y apareció una tormenta enorme, de la que salían unos truenos gigantes y aterradores, casi iluminaban más que la casa a la que querían ir. Al lado suyo, cayó un rayó, el cual hizo cenizas a una flor que estaba ahí, los dos se asustaron ya que la flor desapareció al instante.

    Finalmente, tanto la hormiga como el pájaro pudieron llegar a la casa, como pudieron, tocaron la puerta y una persona muy amable pudo observar que estaban heridos, así que inmediatamente les metió en su casa y con ayuda de un botiquín pudo sanarlos, decidieron pasar la noche allí ya que la tormenta aún no había pasado. Al día siguiente ya había terminado la tormenta así que casa uno volvió a hacer su marcha y se separaron, agradeciendo mucho a la persona que les sanó.

  • Mario Valentín Botez (lunes, 04. mayo 2020 20:03)

    Érase una vez un granjero, que vivía cerca del rio más abundante y más largo del planeta. Esta zona era bastante llana y se encontraba e el ecuador del planeta, lo que hacia que el día fuese más largo que la noche. Esta zona también tenía problemas, pues es que se producían ondas lo que causaba terremotos en la zona.

    Un día el granjero iba a trabajar, cogió su furgoneta como de costumbre, y fue a su granja. Cuando llegó se encontraba ahí la policía y un señor hablando delante de la granja del granjero. El granjero se cercó a hablar con las autoridades para saber que ocurría, y los policías dijeron que la granja de ese señor había sido saqueada, apuntado hacia la granja del granjero. El granjero intento corregirle diciendo que esa era su granja, pero este señor llamado Horacio tenía una documentación que demostraba que esa granja era suya.

    El granjero volvió hacia su casa y se hecho la siesta, y cuando despertó volvía a ser por la mañana. Pero algo había cambiado. Casi sin darse cuenta cogio un Ferrari para ir a trabajar y cuando llego, en vez de una granja era una mansión. Había un Sheriff y estaba otra vez Horacio vestido de granjero. Cuando el granjero llegó el sheriff le cacheó y encontró que esa mansión era suya. El granjero estaba muy feliz, entró a la mansión y decidió dormir.

    Comenzó un sueño bastante extraño, donde esta Horacio, el shérif y los policías cuchicheando, cuando se acercó decidieron contarle lo que estaba pasando. Lo que ocurría era que unas ondas habían combinando dos universos paralelos en los que Horacio era el granjero pero en rico, lo que significaba que Horacio y el granjero eran la misma persona y estaban intercambiando papeles, igual que los policías y el sheriff.

    De repente el granjero despertó en la mansión y se quedo a vivir ahí escoltado por 10 seguratas y un sheriff. Y Horacio se convirtió en un granjero que era odiado.

  • FÁTIMA KASAMI (lunes, 04. mayo 2020 19:40)

    Otra noche más, otro cielo oscuro iluminado por pequeñas estrellas y el reflejo de una luna llena detrás de una nube invisible en la oscuridad.
    Me senté en el pequeño borde que me permitía mi ventana a observar a esas almas iluminando el cielo.
    Una de las pocas cosas que me gustaba hacer en solitario, acompañada solo de esa melodía viajando desde mi móvil a mis oídos a través de un cable. En días como estos cuando tengo mucho en lo que pensar me refugio en esa melodía de violín con piano que me ayudaba a meterme en mi propia burbuja. Mi remolino de pensamientos, mi música y yo.
    Disfrutaba de ese pequeño momento no vaya a ser como nos escriben en esos textos que dicen ser de motivación, algún día no pueda. Toda mi vida he sido de afrontar mis problemas y pedir ayuda pero esta vez el problema no tenía ninguna solución que yo pueda llevar a cabo y era en este momento un problema de todo el mundo.
    Baje la mirada por unas luces azules y rojas que habían sido tan frecuentes estos días y causa de aplausos a su paso. Pero esta vez no había nadie que aplaudiera a las 6 de la madrugada. No se cuanto tiempo pasé ahí pensando en todo sin resolver nada. Pero ya esas estrellas se despidieron del cielo oscuro la luna se veía como una tenue luz y una hilo azul claro con rosa y naranja empezaba a iluminar esa oscuridad. Disfrute de esos últimos segundos de canción y me fui a mi propia oscuridad causada al cerrar mis ojos.

  • María José Járrega Marqués (lunes, 04. mayo 2020 18:19)

    Simplemente ocurrió, no sabía si lo que estaba sucediendo era real o una mentira.

    Estaba en casa de mi abuela tranquilamente haciendo los trabajos, y de repente escuche como alguien decía mi nombre en voz baja , me giré , pero no llegué a ver a nadie, no le di importancia , simplemente pensé que me habría equivocado, a la noche cuando estaba durmiendo , volví a escuchar como me llamaban, al levantarme , vi a unos niños saltando encima de mi cama, aterrada del miedo me fui al cuarto de mi abuela a continuar durmiendo lo cual no pude hacer , al levantarme le conté a mi abuela lo que había sucedido la noche anterior, mi abuela me contó que hace no muchos años atrás unos niños queriendo imitar a Superman saltaron de una ventana a otra cayeron de la ventana, tal vez lo que había visto eran aquellos niños.

    Para tranquilizarme me dije a mi misma que solo había sido un sueño, y que lo que había visto era mentira, pero que sorpresa que a la mañana siguiente me desperté con arañazos en las piernas, pero realmente no eran arañazos era como si fueran marcas de agujas, y entonces...

  • Florina Madalina Taban (lunes, 04. mayo 2020 16:48)

    Día a día que salgo al balcón de mi casa para tomar el aire y pasar el rato, me hace pensar en el pasado, en todos aquellos momentos buenos con familiares y amigos, en las risas y en todo lo bueno que nos ha sucedido. Gracias a esos momentos de reflexión y pensamientos me he dado cuenta de que nuestro ojo es como una cámara y que cada vez que pestañeamos es una foto que hace y que el cerebro es el que escoge que fotos son las que por algún motivo recordaremos cuando un olor, un lugar o una persona que aparecen en estas nos activaran un recuerdo y podremos volver a ver esa imagen.

    Parece algo extraño pero para entenderlo mejor pondré otro ejemplo. Cuando nosotros hacemos una foto es porque queremos captar un momento que querremos recordar alguna vez y cuando ya tenemos algunas, seleccionamos las que mas nos gustan, las que guardaremos en la galería, entonces cuando ya ha pasado bastante tiempo y tenemos muchos momentos guardados, por algún motivo decidimos mirar nuestra galería y ahí es cuando volvemos ver las fotos y comenzamos a recordar esos momentos especiales, como por ejemplo, esos viajes en familia en el que recuerdas el camino en coche con la ventana abierta y la brisa que entraba por ella, esos cumpleaños que deseabas acabar de comer para poder soplar las velas y poder comer tarta para que llegue el momento de rasgar el papel que envolvía los regalos o esos días calurosos de verano que decides ir a la piscina con tus amigos y cada vez que sales del agua, poco a poco las gotas que caen de tu pelo acaban mojado la toalla.

    Por eso digo que nuestros ojos son como una cámara porque sin ellos no podríamos recordar con tantos detalles esos momentos especiales y en algún momento que podáis os invito a que miréis esas fotos antiguas de la galería o de un álbum y que recordéis esos momentos.

  • Mar Sánchez 3ºB (lunes, 04. mayo 2020 11:06)

    Amaneceres, atardeceres, la vida... todo me resulta unido.
    He descubierto que soy muy feliz conmigo misma, con el atardecer y con música que en situaciones que según la sociedad debería serlo. He descubierto que no debe importarme nada más que mi forma de ver las cosas . He aprendido a quererme y valorarme gracias a los atardeceres.
    Para mí, los atardeceres se han convertido en un momento mio, privado, tranquilo y lo más importante, solo conmigo.
    Me he dado cuenta de la gente que me rodea, de quién está porque le importo y quién está por estar. Me he llevado sorpresas repasando mi vida, cada día veía algo diferente pero he llegado a la conclusión de que si hoy no sé que quiero, no pienso estar a la merced de gente que no le importo por si mañana sé lo que quiero para mí.
    A estas edades en algun momento creemos que estamos perdidos, que no hay nada más que hacer, pero en estos casi 50 días me he dado cuenta de que puedo seguir adelante por perdida que esté, y al igual que puedo plantearme mi vida, todos pueden hacerlo. A veces pensamos que si perdemos a alguien que era especial para nosotros, la vida se nos va en ello, pero si alguien decide irse, es porque alguien nuevo tiene que venir. Si algo va, algo mejor viene.
    Mis pensamientos se vuelven así cuando estoy viendo como va atardeciendo, me planteo muchísimas cosas de mi vida que no tenía claras que estuviesen bien, me planteo cómo soy y si estoy feliz conmigo.
    Cada vez estoy más tranquila conmigo misma y estoy feliz de conseguirlo, de conseguir que la más importante en mi vida siempre voy a ser yo, y que nunca voy a fallarme.

  • Carlos Cano Muñoz (domingo, 03. mayo 2020 18:40)

    Y ahí estaba yo, en medio del bosque por la noche. En ese mismo momento no sabía que hacer y estaba muy nervioso y estaba algo asustado. Como no veía nada, tuve que ingeniármelas como pude para poder llegar a la orilla de un río. Inmediatamente al llegar al río bebí agua y tuve que elaborar un plan para poder sobrevivir.
    El plan, consistía en buscar algo para comer y luego fabricar un refugio para dormir y pasar la noche. Para buscar algo con lo que alimentarme, me adentré en el bosque para buscar piedras o ramas caídas de árboles para fabricarme algún tipo de arma. Me decidí por fabricar un arco y además, también fabriqué siete flechas y un tirachinas.
    Llegado el momento de cazar, decidí seguir el río hacia el norte, para buscar algún tipo de animal. De repente, escuché un ruido, algo extraño, que se situaba justo al lado de una cueva. El ruido que escuché, lo hacía un cachorro de un lobo. En ese mismo momento, me di cuenta de que estaba herido y decidí agárralo y llevarlo a un lugar más seguro. Por suerte, durante el trayecto, encontré una cueva, esta vez menos oscura y entré dentro, teniendo en mis brazos al cachorro de lobo. Parecía que era un lugar seguro, y decidí hacer fuego para calentarnos. Froté dos palos y justo abajo puse otro tipo de palos para que ardiera. Después de esto, agarré al cachorro de lobo y le puse mi chubasquero por encima, para que se calentara y no tuviera frío. Le observé, y me di cuenta de que le dolía una pata y le puse un trozo de una hoja de palmera que le envolvía la pata. Ya por la mañana, el cachorro estaba mucho mejor y se fue en busca de un nuevo hogar.

  • María García Ibáñez 3E (domingo, 03. mayo 2020 17:46)

    ¿QUÉ ES LA VIDA?

    La vida es como un camino lleno de alegrías,tristezas,risas y lloros, pero sobre todo,lleno de aprendizajes. La vida no sería lo mismo sin ninguna de estas emociones que vamos sintiendo a lo largo de los años y que nos ayudan a evolucionar como persona.


    Desde que yo era pequeñita aprendí el significado de la vida gracias a mis padres que me fueron inculcando desde el principio de mis días. Por otra parte, también tengo que dar gracias a mis amigos que me han enseñado el significado de la verdadera amistad. Aunque siempre hay excepciones, ya que hay personas que consideraba amigas o casi como hermanas y me dieron la espalda en algún momento de mi vida. Pero tengo que decir que se lo agradezco porque me han ayudado a darme cuenta que amigos verdaderos los tengo contados, y por ellos lo doy todo porque son como mi segunda familia.


    Para mí la vida es como una montaña rusa de una feria de atracciones, en la que hay trayectos largos y cortos,trayectos con subidas y bajadas, que reflejan los buenos y malos momentos que vivimos. Cuando estamos en un trayecto largo pero con bajadas se nos hace mas corto que cuando estamos en un trayecto largo pero con subidas y esto es porque cuando todo nos va bien se nos pasa el tiempo volando.


    Pero lo más importante es que hay que vivir la vida, que nos ha tocado, con ganas e ilusión y cuando llegue el momento de mi partida pueda decir con orgullo que ha sido la mejor vida que he podido vivir. Y para terminar, me gustaría, que si fuera verdad que hay más vidas, tener una vida igual de buena que la que vivo .

  • Gonzalo Estela Gras (domingo, 03. mayo 2020 12:22)

    Un día normal y corriente unos amigos y yo estabamos en un banco sentados pendientes de una noticia que iba a cambiar las cosas ya que decretaron que no se podia salir de casa más hasta que no haya peligro y desde ese día no he visto a mis amigos y bueno pasaban los años y aun no se podía salir a la calle yo ya habia perdido la esperanza de que algún día se pudiese salir a la calle y todos los días me preguntaba cuando se podria salir a la calle y tampoco sabia como me llevaria con mis amigos despúes de tanto tiempo sin hablar y sin verlos. Despues de siete años sin poder salir a la calle llega el día en el que por fín se puede salir a la calle despúes de tanto tiempo.Como habia pasado tanto tiempo el primer día que salimos por la calle yo y mis amigos casi ni nos reconociamos de tanto tiempo sin vernos asi que como no sabiamos que hacer fuimos todo el día juntos y nos fuimos a un bosque para ir a comer y por la tarde nos fuimos a unos lagos que habian cerca del bosque y hacia tanto tiempo que no sabía lo que era pasarselo bien.

  • Nuria Acedo Sánchez 3ºD (sábado, 02. mayo 2020 18:55)

    Era un día extraño, todo estaba diferente, el cielo estaba cubierto de nubes un tanto peculiares, mi tía no había ido a trabajar y no escuchaba los ya familiares ruidos matutinos de la obra que hay al lado de mi casa, que casualmente mi vecino es quien la dirige. Respiraba un aire tenso y con un curioso y familiar olor, pero a la vez necesitaba seguir respirándolo. Lo más inusual era el nuevo cuadro que estaba encima de la vieja chimenea del salón, no podía dejar de mirarlo y lo único que me causa es confusión.

    Miraba el cuadro y lo único que podía ver eran dos máscaras, la máscara de la derecha era plana, sin emoción pero la de la izquierda era diferente, estaba triste y parecía helada, observaba que la persona que llevaba esa máscara estaba muy acalorada por el tono de su cuello. En las esquinas del cuadro podía ver unas nubes un tanto extrañas y de un color muy amarillento y con unas partículas moradas, es más, parecían esos arándanos tan ricos y que tantos recuerdos me traían.

    La verdad es que con el paso del tiempo ya me acostumbré a ese cuadro. La tía al fin se iba a trabajar y era hora de comer. Teníamos lentejas y no era precisamente mi comida favorita pero hay comérselas. Estábamos mi hermano, mi padre y mi madre hablando sobre las decisiones. No es que sea una persona muy indecisa pero sé que hay buenas decisiones y malas decisiones. Mamá decía que hay tres tipos de decisiones: la mejor para ti que es la que tú escogerías solo pensando en ti y con el riesgo de hacer daño a los demás; la que escogerías para que todo el mundo esté lo mejor posible; y la que tomas por alguna razón que exactamente ni tú ni nadie sabe por qué la tomas. Cuando mamá dijo esta última, a papá se le congeló la mirada pero su piel se estaba poniendo cada vez más colorada y estaba muy agotado, cosa extraña ya que era su día libre. No paraba de echarse la culpa a él mismo por ser como es, en ese momento había algo que no me cuadraba, mi padre nunca ha sido una persona tan triste ni tan negativa.

    Mi tía volvió de trabajar pero no dijo ni una sola palabra, cosa muy extraña en ella porque es una de esas personas que te alegra el día con solo mirarlas. No decía ni una palabra y su expresividad era nula. Esto ya me olía a chamusquina y cada vez me tenía más confundida. Empezó todo esta mañana cuando las nubes estaban raras, la tía no había ido a trabajar y el aire era extraña con un ligero olor a... arándanos ¿arándanos? ¡Claro, arándanos! Ahora todo tenía más sentido, las nubes, el aire con olor a arándanos, la frialdad de papá y la expresividad de la tía. Todo era como en el cuadro. Las máscaras estaban mirando hacia la derecha y habían tomado esa decisión, como mamá diría, sería el tercer tipo de decisión, la que tomas sin saber por qué. En ese momento, era la hora de tomar mi decisión, tenía que hacer algo y en ese momento creí que era conveniente que las máscaras miraran a otro lado, tenía que girar el cuadro. Giré el cuadro y todo lo confuso, desapareció y mi alrededor volvió a cobrar sentido.

    Con esa extraña experiencia solo te puedo decir algunas cosas, dentro de la confusión siempre hay sentido y está en tu mano decidir qué hacer para que todo tenga sentido y que una simple casualidad como la mía con las máscaras, no tiene que haber sido real.

  • Vicente Martín Bolós 3°C (sábado, 02. mayo 2020 15:46)

    Abrí la puerta para entrar, allí estaban esperando cuatro personas a que llegáramos. ¿Era verdad o solo era mi imaginación? Me venían recuerdos de hace días, aquella cremallera que vimos, no quisimos abrirla. Detrás de la puerta, unos grandes pinchos en es suelo, tenía que esquivarlos. Paso los pinchos, uno tras otro. Llego al fondo, es aquella cremallera, aquel día, todo era un sueño, hoy es real. Aquellas cuatro personas desaparecieron. ¿Que hacia yo allí?
    Miro la cremallera, la abro, todo esta oscuro. De repente se ilumina todo, ¿mas pinchos? Esto no puede ser, ¿porque hay tantos pinchos? ¡No lo entiendo! Y de repente miro al fondo, había otra cremallera, yo ya me pensaba que esto era una broma. Recuerdo en el mismo sueño del otro día, que habían cientos y cientos de cremalleras para cruzarlas. Esto no podía estar pasando. No entendía nada, aquella iluminación extraña en la habitación me causaba temor, no entendía nada, y tampoco sabía que hacía yo allí, solo. Pasando los pinchos, aparecían más pinchos. No entendía nada, todo era como una pesadilla en la que no te puedes despertar, pero todo era real. Pasaban los minutos, iba pasando por las cremalleras, atravesando pinchos... Nunca acababa. Esto era muy extraño y tenebroso, no podía más.

  • Adriana García 3b (sábado, 02. mayo 2020 12:24)

    Sábado 2 de mayo. Hoy me he despertado y he bajado a desayunar, suelo desayunar mirando a un punto fijo y pensando sobre la vida, haciéndolo, me he dado cuenta de que estamos en mayo, ya en mayo, llevamos casi dos meses encerrados en casa, sin poder hacer vida normal. Ahí fuera sigue habiendo una pandemia mundial y es mundial gracias a la globalización, estamos viéndolo en geografía y historia…. He terminado de desayunar y me he salido un rato al jardín a hablar con mis amigas. Nos hemos contado un poco lo mismo de siempre, tampoco podemos hacer muchas cosas nuevas, yo creo que ya lo hemos probado todo… pero la frase que más nos hemos repetido ha sido “cuando salgamos de esta”, últimamente lo que hacemos es pensar en planes que haremos cuando podamos vernos. En todos tengo muchas expectativas, aunque me conformo con un plan sencillo, una comida en alguna caseta o pasar un día juntas dónde sea, lo cierto es que ahora mismo hasta el plan más aburrido lo veo un planazo…. Después de hablar con ellas me he acordado de un pequeño fragmento de El Quijote que leí ayer en el que Sancho Panza le pregunta a Don Quijote “Señor, ¿cuándo cesará este encantamiento que nos tiene encerrados en castillos y ventas y no nos deja andar por los caminos?” y este le contesta “No lo sé, Sancho, pero cuando salgamos, ya no habrá gigantes que se nos resistan”.

  • Estefanía Torres Baena 3°C (sábado, 02. mayo 2020 12:07)

    Pasaban las horas muy lentamente, el reloj parecía que retrocedía. Todo el mundo estaba a la espera de saber que ocurriría en aquel momento de incertidumbre.
    Eran las 15:21, cuando el presidente salió a hablar en la televisión. La gente solo hacía que oír un rumor tras otro. Nadie sabía lo que pasaría. Al final, este es el resultado de años de maltrato, incomprensión, menosprecio… La tierra ya se estaba cansando. Era hora de retroceder y cambiar, pero eso no iba a ser posible.
    Cuando la gente encendía la televisión, solo hacía que ver noticias falsas, bulos… Había llegado el momento de la verdad, ese instante en el que cada persona que asomaba por la ventana, solo hacía que ver un futuro negro, vacío…
    Pero llegó la hora. El presidente estaba compareciendo ante todos. Mientras tanto, en mi barrio, la gente estaba desorientada, sin saber qué hacer. Cuando empezaron a hablar, nos explicaron que el mundo se agotaba, que cada riachuelo de esos a los que acudíamos en verano se estaba quedando sin agua. Miles de rocas en las que saltábamos, no tenían un fondo profundo y claro para amortiguar el golpe. Los animales se estaban quedando sin comida, sin refugio. Los recursos se agotaban, cada vez usábamos más productos, los cuales no sabíamos que llevaban. La gente de la costa se mudaba a la montaña, ya que sus casas estaban inundadas.
    Todo esto, no sabíamos a qué se debía. Vivíamos en un mundo ajeno al pensamiento realista. Creíamos que todo duraría, pero esto no fue así. Habíamos llegado a un punto en blanco, sin final, y sin retorno.

  • Roberto Fabra Cifres 3ºD (viernes, 01. mayo 2020 22:09)

    Yo tuve una idea, un deseo, tenía la idea de que el mundo fuera realmente democrático, y no esta falsa democracia que realmente se llama gobierno representativo, que está en la mayoría de países del mundo. Lamentablemente en mi país no, llamado Irán, aunque yo me conformaría con cualquier gobierno representativo que con esta dictadura opresora. Un día iluminado en el cual yo fui a manifestarme por ese derecho que yo pensaba que era crucial, ya que el gobierno no quiere cambiar a mejor, los policías arrestaron a muchos, ya que en mi país uno no puede quejarse o criticar al gobierno. Pasé en el calabozo aquella primera noche oscura. A la mañana siguiente me puse tan nervioso que me dio un calambre de rodilla ya que en ese día me juzgarían, como yo fui el que organizó el evento, me tocó la pena más dura de los que nos manifestamos. Estoy condenado a muerte en el día de hoy y desde esta oscura prisión veo a los verdugos matando a aquellos que estas injustas leyes condenan a la muerte, solo quiero ser recordado como aquel que intentó que su país fuera mejor y más justo, si mi delito es querer un mundo libre, justo, libre de leyes absurdas y obsoletas me considero culpable de todos los cargos.

  • Elsa Carot 3B (jueves, 30. abril 2020 18:44)

    Un día decidí plantearme sobre mi futuro, sobre la típica pregunta que siempre nos hacen cuando somos más pequeños “¿Y tú que quieres ser de mayor?”. Después de plantearme esta pregunta empecé a pensar sobre mis gustos o preferencias, pero no pensé en lo mas importante que es lo que me gusta pero nunca lo había visto como una profesión para mi futuro y me pare a pensar y estoy en medio de un camino muy largo y bastante complicado pero me di cuenta de que el baile es mi vida y si de verdad me gusta tendría que luchar por ello, por mucho que la gente me dijera que ser bailarina no era una profesión o un trabajo del cual en un futuro te daría para tener una vida, reflexione mucho sobre esos comentarios y sobre mis sueños y me acorde de una frase que me dijo mi madre cuando era pequeña “Persigue tus sueños pase lo que pase”.
    Cuento esta historia ya que la actitud, la ilusión y sobre todo el esfuerzo es el camino para llegar al triunfo, a esa luz que siempre nos dicen que vemos cuando conseguimos lo que queremos, bailar es mi pasión es donde yo puedo desconectar, centrarme mas en mi y creo que todo el mundo debería de tener un sitio o algo que hacer donde se sienta el mismo y eso me parece maravilloso.
    Y… ¿Cuál es tu pasión?

  • Ainara Salvador Mañes 3ºB (jueves, 30. abril 2020 18:33)

    Soy yo. Un adolescente. Un adolescente que tiene fobia a los insectos. Y sobre todo, a los saltamontes. La verdad, no sé ni a que se debe esta fobia ni cuando comenzó, pero mi peor pesadilla estaba a punto de suceder.

    Era una mañana de julio, o eso creo recordar. Dejémoslo en una mañana de verano. Yo iba con mi perro, como de costumbre, por la calle paseando. Nos dirigíamos al descampado de siempre, el que está pocas calles detrás de mi casa. Solo nos faltaba girar la esquina y dar unos cuantos pasos más para llegar, cuando de repente, vi que delante mío, en mis pies, había un bicho. Enseguida me di cuenta de que era un saltamontes, ¡un maldito saltamontes! Intentando no perder los nervios y no ponerme a gritar como un loco, eché a correr con mi perro hasta llegar al descampado. Allí me intenté tranquilizar, estaba muy sofocado de correr y también por el susto. Parecía que mi perro se lo había pasado bien corriendo. Yo la verdad, no tanto. Después de estar una rato paseando, decidí volver a casa. Tras estar pensándolo mucho, confiando en que no estuviese, fuimos por la calle donde nos lo encontramos. Había pasado bastante tiempo y ya no estaría, o eso pensaba yo. Llegamos y efectivamente, estaba. Decidí pararme y pensar con calma. Entonces, con la mirada fija en él, lo rodeé y seguí adelante.

    Al llegar a la puerta de mi casa, fui a sacar las llaves. Estaban en el bolsillo del culo de mi pantalón. Cuando fui a meter la mano, noté que algo se había movido y también me había tocado. Grité. Mucho. En ese momento me desperté. Como he dicho antes, mi peor pesadilla estaba a punto de suceder.

  • Candela Blay (jueves, 30. abril 2020 18:08)

    Concursantes número 49 dijo una señora por el micrófono, esas éramos nosotras. Ya estábamos todas preparadas para que pusieran la música y poder salir de las cajas. El escenario era negro, al igual que el telón, habían varios focos, muy grandes, y en nuestras cabezas no paraban de repetirse los errores que podríamos cometer, pero estábamos seguras, confiábamos en que nos iba a salir bien.

    Empezó a sonar la música y nos colocamos en nuestras posiciones, con la cabeza al frente, lo único que veíamos era la cara seria del jurado, esa que te pone los pelos de punta. Era nuestro momento, el momento de triunfar y darlo todo de nosotras mismas, el momento de poner a prueba todo ese tiempo de práctica, íbamos a por todas. Terminamos el baile, saludamos y nos fuimos del escenario, y ahí estaba, nuestra profesora, esperándonos con los brazos abiertos contentísima por el resultado. Ahora solo quedaba esperarnos a la entrega de premios.

    Nos fuimos a comer y vimos el vídeo, apreciamos algunos fallos insignificantes y soñábamos con el premio que podríamos obtener, estábamos nerviosas. Nos colocamos sentadas en el escenario, donde estaban el resto de concursantes, cuando nombraron nuestra categoría, 2-Amateur, cada vez se aceleraba más el pulso de nuestro corazón, estábamos todas cogidas de las manos bien fuerte. Nombraron el segundo premio con su escuela y, en seguida dijeron: y el primer premio es para... ¡nos llamaron a nosotras! Nos levantamos al segundo de la emoción, nos abrazamos todas muy fuerte y fuimos a recoger nuestro premio acompañadas de la profesora. Nuestro maquillaje se había corrido pero teníamos la sonrisa más bonita del mundo.

  • Asier Pérez Pérez 3ºA (jueves, 30. abril 2020 16:09)

    ARMONÍA
    Aquí estoy una vez más, sentado, donde las horas y los minutos pasan rápidos como las estrellas fugaces. A mi alrededor observo un campo repleto de todo tipo de flores silvestres.
    Las típicas flores que salen todas las primaveras, dando un colorido majestuoso y un alegre día, con lo cual me encuentro en un lugar ideal.

    Cerca , por encima de ese manto de colores, revolotean unas mariposas expresando su libertad. Libertad que a ellas les llega con el calor, el buen tiempo, etc.

    A la misma vez podemos escuchar y observar un musical repleto de diversas sensaciones. Las mariposas son las bailarinas mientras los pájaros y los grillos tocan unas melodías haciendo de ellas, una banda sonora, en este momento soy la persona más feliz del mundo, alejado de jaleos y ruidos, que se producen en lugares donde hay civilización.

    Este paraíso es donde yo encuentro la paz y a mi mismo, ya que en la urbe me siento aturdido por el jaleo que se crea en ella.
    Vivir en una ciudad para mí no es tan agradable, allí hay más ventajas y servicios, pero hay mucho más estrés, más contaminación, etc.

    Aquí en la zona rural, exactamente en el punto donde me encuentro, se respira una tranquilidad especial. El día ha sido claro y cristalino, pero el atardecer llegó y detrás llegará la oscuridad de la noche, pero se que las bailarinas y los músicos volverán a salir al día siguiente.

    Asier Pérez Pérez 3ºA

  • Aitana Furió Royo 3ºD (jueves, 30. abril 2020 14:28)

    En estos momentos, estoy segura de que todos añoramos muchas cosas. Añoramos el hablar delante de alguien en persona, añoramos los abrazos , o simplemente las risas con tus amigas una tarde de un viernes. En general, yo añoro la libertad. Pero, menos mal que hay recuerdos que se nos quedan para siempre…
    El primer recuerdo que se me viene a la cabeza al pensar en diversión es el de un cálido día de verano, donde me fui con mis amigas a una piscina a la que solemos ir todos los días de verano. Las noches que nos pasábamos jugando al “Uno” o esas noches que empezábamos sentándonos en la terraza de la heladería, a tomarnos un helado mientras hablábamos de la primera tontería que se nos ocurría. Los días sentadas en el castillo de mi pueblo para “hacernos fotos” pero después no salía ni una, se podría decir que son legendarios. Los días de entrenamientos al sol y al acabar, irnos andando a la piscina. La sensación de notar la arena fría de la playa, metiéndose entre los dedos a la una de la madrugada. También la sensación de dejarte llevar por una ola y sentirte tan solo un punto entre miles y miles de litros de agua. O la “desagradable” sensación del agua fría en tu cuerpo de repente, cuando entras a la playa. Echo de menos hasta que mi padre me tire a la piscina sin darme cuenta y que mi madre me atosigue con la crema de sol.
    El hecho de echar de menos hasta lo que yo pensaba que era aburrido , me está enseñando a que cada momento que vivimos en esta vida, aunque no nos guste, tenemos que disfrutarlo porque algún día nos puede faltar y arrepentirnos de no haberlo vivido al 100%.

  • Cristina Soriano Cases 3ºA (jueves, 30. abril 2020 12:55)

    Era una noche fría, hacía frio, todo se llenaba de oscuridad, hasta el más mínimo rincón del parque que le traía tantos recuerdos, ella siempre se había preguntado si era un error todo aquello, si en realidad no debería a ver pasado, pero ella cada noche pensaba en su abuela la cuál le decía un frase que nada más pensarla le saltaba una lagrima “ En toda la oscuridad siempre hay un rayo de luz, si no para que están las estrellas”, ella no podía creer que se hubiera ido.
    Cada día y cada mañana con la primera luz del día ella recordaba el calor de uno de esos abrazos que le daba su abuela, desde que se fue se sentía sola, siempre dijo que no le gustaba la soledad pero nunca pensó que ese día llegaría, y al verlo pasar como un día más, pero el peor de ellos, se dio cuenta de todo lo que le faltaba por hacer con ella, de lo que no hizo, pero eso si, siempre recordando cada minúsculo recuerdo por más insignificante que fuera era parar ella era uno de los mejores y de los que más recordaría.
    La pena que sentía sabía que no iba a desaparecer, sabía que no lo podría olvidar solo tenia que aprender a vivir con ello por muy fuerte que fuera, desde ese día empezó a valorar cada cosa, cada persona, cada amistad, cada familiar como se merece. Pero ella siempre pensó en lo que pudo hacer y no hizo, lo que se perdió por no atreverse, por no haber pasado todo el tiempo que su abuela se merecía, por no decirle tantos “te quiero como se le pasaban por la cabeza”.

  • María Elena Picó Cruzans (jueves, 30. abril 2020 12:17)

    Comentario para Ariadna Lima: ¡Hola! Recuerda que el texto debe tener un mínimo de 200 palabras. Y debes enviar el garabato para comprobar la relación. Haz las correcciones y envíalo de nuevo.
    ¡Ánimo!

  • Ariadna Lima 3 B (miércoles, 29. abril 2020 11:48)

    Recordando momentos de la vida, me vino a la cabeza aquel recuerdo del verano.
    Aquella noche en medio de las montañas más altas de nuestra provincia, en las cuales habíamos ido a acampar 5 amigos y yo, nos dimos cuenta de que había una capilla abandonada y de la cual nadie antes la había mencionado.
    Optamos por acercarnos al día siguiente cuando se hiciera de día, pero cuando estábamos sentados en la hoguera la intriga nos comía poco a poco por dentro así que decidimos acercarnos.
    Estábamos muertos de miedo porque la verdad sentíamos que algo extraño iba a suceder. Y así entramos con miedo pero decididos, empezamos a observar y analizar la capilla por todos lados hasta que de repente nos encontramos con unas sombras pero no con los cuerpos así que caímos en que eran fantasma. Empezamos a correr y a correr hasta que llegamos a nuestras tiendas e campañas, las recogimos y nos fuimos como gallinas a nuestras casas .

  • María Elena Picó Cruzans (martes, 28. abril 2020 21:44)

    Comentario para Ángela: ¡Hola! Recuerda que debes enviar el garabato para ver la relación con el texto. ¡Ánimo!

  • María Elena Picó Cruzans (martes, 28. abril 2020 21:40)

    Comentario para Rocío: ¡Hola! El texto escrito debe guardar relación con las palabras del garabato. Esta relación no se refleja en tu texto. Revísalo. ¡Un saludo!

  • Arturo Martinez 3B (martes, 28. abril 2020 18:33)

    LAS EMOCIONES
    En la vida pasamos por muchas experiencias, momentos y aventuras que nos hacen sentir unas determinadas sensaciones o emociones que nos marcan, hoy nos vamos a centrar en una vida de un joven de 16 años, vamos a contar sus diferentes sensaciones.
    William es un chico que vive en una familia un poco complicada ya que su padre es drogadicto y no está con él nunca, su madre está en la cárcel hasta quien sabe cuándo. William ha sobrevivido en un centro de acogida desde los 7 años, esto le ha hecho estar frustrado consigo mismo y cabreado con mucha gente en el colegio no es el más popular pero tiene amigos muy fieles y respetuosos, ha enfocado su rabia en el baloncesto, esto le ha ayudado a contenerla y a ser un gran jugador.
    Le llegó una oferta de beca de una universidad (Carolina del Norte), rápidamente la aceptó. En esta universidad conoció a gente magnifica que le ayudaron con todo, él y su equipo de baloncesto llegaron a la final nacional pero la perdieron, aun así fue elegido en el draft de la NBA, esto significó mucho para él porque había conseguido su sueño y había superado las miles de vueltas que daba la vida, se centró en su pasión y consiguió una carrera exitosa.

  • Rocio Segarra 3D (martes, 28. abril 2020 13:33)

    Ésta es mi historia, realmente no importa si soy hombre, mujer, padre, hijo… Lo que importa es que soy alguien.

    Todo empezó cuando nací, recuerdo las palabras de mi madre en el momento en que salí “que felicidad”. Sinceramente no sé por qué lo sigo recordando, era pequeño, no tiene sentido que lo recuerde.
    El caso es que la palabra “felicidad” se me quedó marcada, como un buen recuerdo, como una sensación.

    Crecí escuchando esa palabra, todo el mundo la repetía, nunca llegué a interesarme del todo, sinceramente, son adultos, y ellos están muy ocupados y hablan demasiado, no me llegué a interesar.

    Cuando entré en la secundaria, esa palabra que había escuchado desde fuera, empezó a acercarse a mi entorno, siempre me molestaba el hecho de no saber si siento felicidad. Se convirtió en un vicio para mí.

    “Tengo ropa nueva, que felicidad” “he ganado, que felicidad” “ me voy de viaje, que felicidad”, todo eso lo repetían mis amigos constantemente, no se si realmente mis amigos estaban siendo felices, o simplemente fue un momento de felicidad, lo que si sabia es que yo buscaba la felicidad constante.

    Con el tiempo aprendí ciertas cosas; la gente vive fingiendo que es feliz, algunas personas sostienen sus felicidad a base de objetos materiales. Mi entorno, era básicamente felicidad pintada.

    Pasaron los años, muchísimos años, me obsesioné con la felicidad y me olvidé de todo, hasta que me dí cuenta que eso que yo buscaba nunca íba a existir, y que había perdido mi vida en buscar algo inexistente.

    Cuando era ya anciano, conocí a un hombre peculiar sentado en una parada de autobús, era muy risueño y animado, y tremendamente gracioso. Cuando le pregunte a donde se dirigía, me contó que hacia poco que había perdido a su mujer, y que se dirigía a llevarle flores, como todas las semanas.

    Ahí entendí, que la felicidad se basa en vivir, incluso cuando las cosas van mal tienes que vivir, y que yo había perdido tanto tiempo buscando, que se me había olvidado vivir.

  • Ángela Vallés (martes, 28. abril 2020 08:26)

    Me voy a levantar que ya es tarde no? Bueno eso fué lo que dije nada más despertarme , que seguidamente cuando apoye mis pies sobre aquella alfombra roja una idea iluminó mi mente, y pensé, ya estoy harta de todos los días igual me levanto, hago deberes y prácticamente ya se me ha pasado el día, asique hoy no va a ser igual.
    Nada más levantarme miré por la ventana y ví una inmensa nube que después de apartarse pude apreciar un bonito sol mareado, más tarde salí de la habitación y empecé a marearme, prácticamente no se lo que ví, eran como estrellas afugazadas, parpadee de nuevo y nada, todo había sido mi imaginación. Pues nada a desayunar, me dirigí a la cocina, pero bueno eso no se lo cree nadie, ya era la hora de comer, pues a comer.
    Más tarde ya que había acabado de comer, me dispuse a hacer deberes o algo productivo y ,de repente empecé a ver unos animales bidimensionales no sabía porque, la verdad , empecé a dudar que estaba pasando, los animales , antes las estrellas, no se que estaba pasando hasta que miré el día en el que estábamos porque, ya no llevaba la cuenta y pues era lunes y claro , que voy a hacer los lunes , pues como todos los días seguir comiendo porque no me había dado cuenta y ya era la hora de merendar, que se me fue alargando hasta la hora de cenar y finalmente, me fui a dormir pensando en que haría mañana y así hasta que me desperté, ¡pues me había quedado mirando la preciosa alfombra roja! ¿Significa que todo esto lo he estado pensando? . Valla día me espera, espero que esta vez no vea ninguna estrella ni ningún animal. Y así volví a empezar un día que puede que no fuera muy normal.

  • María Elena Picó Cruzans (lunes, 27. abril 2020 19:33)

    Comentario para Nicolás Soriano: Recuerda, Nicolás, que debes mandar el dibujo del garabato con las frases; si no, no puedo verse la relación con el texto. Un saludo.

  • Paris Vaquer Arnau 3ºE (lunes, 27. abril 2020 17:15)

    Estoy en la orilla de la playa, en el fondo veo el infinito mar azul, las olas llegan acompasadas a mis pies, todo brilla, todo luce, todo es hermoso, el mar no tiene límites y su horizonte tampoco.

    Estoy en la orilla de la playa, cuando de repente veo a mis pies, un pez sin vida, un pez muerto, muerto por los plásticos, por las bolsas de plástico que nosotros dejamos caer, caer a este hermoso e infinito mar.

    La muerte ha llegado a este pez de mano de nuestros plásticos, plásticos que han quitado la vida a este pequeño pez.

    En la playa sigo, con las olas golpeando a mis pies, con el horizonte hermoso en el infinito, con una luz brillante, pero en su orilla está la muerte, las bolsas de plásticos y el pez muerto.

    El mar sigue vivo, y seguirá vivo mientras nosotros cuidemos de él, porque el destino del mar azul, del mar que brilla y luce con sus olas a orilla playa, será el mismo destino que el del pez.

    Su muerte depende de nosotros y no podemos dejar morir al mar, como hemos dejado morir al pez, porque el mar nos da la vida, forma parte de nuestra vida, y sin él no nos queda más que morir.

  • beatriz valls moreno 3A (lunes, 27. abril 2020 17:15)

    Recuerdo con nostalgia esas noches de verano, en las que estas con las personas que te hacen disfrutar de cada momento, o los días mas calurosos en los que te ibas a la piscina, y por muy fresca que estuviera el agua seguías teniendo calor, o cuando te ibas a pasear por las montañas y al final dabas tantas vueltas que te sentías perdida pero al final siempre te encontrabas. Esos días nunca se olvidan, ya que son estupendos, esos días que estas acompañado de esas personas, esos días que te hacen sentirte libre, esos días...

    En fin esos días se llaman verano y para mi gusto es la época en la que mas disfruto y siempre que se acaba pienso, aun me quedan mas veranos que disfrutar, pero este año puede que sea el ultimo, no digo que no vayan a haber nunca mas sino que va a ser diferente, ya que estamos en estas circunstancias, la verdad eso me pone triste, saber que nos va a costar volver a disfrutar el verano como toca, y pensar que este año no sera como los demás...
    Pero es lo que hay y yo haré todo lo posible para pasármelo bien.

  • Carla Alba 3ºB (lunes, 27. abril 2020 15:17)

    Era un día de verano, soleado y caluroso, me encontraba en la playa con mis amigas, charlando y riendo. Había bastante gente, nadando, tomando el sol, surfeando...
    No pasaba nada interesante. Todo era normal. Decidimos ir a pasear por la orilla de la playa. Estuvimos caminando por un hora mas o menos, hasta que llegamos al lado opuesto de la playa. Allí había bastante más gente que en el otro lado, sería por la cantidad de chiringuitos que había. Entramos a uno de ellos, con música de ambiente en directo, y pedimos unos refrescos. Todo seguía normal, como antes, y nosotras seguimos charlando.
    Horas mas tarde, empezamos a sentir algo extraño en el ambiente. Era como una especie de olor que no conocíamos. Todos los que estábamos allí lo notamos y nadie sabía explicarlo. Salimos del chiringuito, vimos que se había creado un gran alboroto en la playa. Todo el mundo estaba nervioso y asustado por lo que estaba pasando, y nosotras al verlo también. Poco después de salir, nos dimos cuenta, lo vimos con nuestros propios ojos, algo había pasado en el centro del mar. Un hombre se acercó a nosotros y nos explicó lo que había pasado. Había ocurrido una explosión, decía que era una moto acuática, en la que había dos personas. Los socorristas y la policía se acercaron al lugar de la explosión, pero lo único que encontraron fueron los restos de una tabla de surf azul. Enseguida, la policía desalojo esa zona de la playa y nosotras nos fuimos a casa. Estábamos descolocadas. Nunca sabríamos quien estaba en esa moto y que les había ourrido.

  • Lucia Dolz Liberos 3B (lunes, 27. abril 2020 14:49)

    Era un viernes por la noche y yo debía estar en el ensayo de banda pero no, me encontraba en medio de una isla enfrente de unas extrañas caracolas, la verdad que no sabía que hacia aquí pero en dos segundos me apareció un muro enorme y rocoso delante de mí y me dijo ``has sido la elegida para superar unas pruebas en esta isla que aun nadie conoce y si no las superas en un mes, te quedaras aquí dentro para siempre´´
    Yo empezaba a tener mucho miedo y sin pensármelo dos veces seguí adelante y empecé con las pruebas, me encontré con un mar lleno de luces y lleno de las típicas fichas de construcción de un niño, estas fichas eran de colores y de plástico, también habían diferentes cuerdas elásticas de color rojo. Los que me eligieron para las pruebas querían que construyera un puente, pero construí una pequeña barca, ya que me llevaría menos tiempo y conseguí pasar el mar entero cogiéndome de las luces que habían por el mar y arrastrándome.
    Al pasar unos cuantos días, me sentía tan sola que no se me ocurrió otra cosa que hacerme amiga de unas cuantas palomas, ellas me ayudaron a escapar de esa isla, me trajeron unas pompas de colores donde me podía poner dentro y ellas me llevaban a mi casa y nunca más supieron de mí.

  • nicolas soriano (lunes, 27. abril 2020 12:53)

    UNA SOLEDAD ILUMINADORA
    Emilia es una señora mayor que vive sola en esta cuarentena tan amarga .
    Para persones como ella es difícil el día a día por su soledad. Tiene miedo a morirse sola, porque nadie se enteraría.
    Al inicio de la pandemia mientras escuchaba la radio le invadió un sentimiento de odio repentino hacia sí misma.
    Durante toda su vida había sido una mujer fría, distante y poco afectuosa .Solo contaba con un reducido círculo de amistades, entre compañeros de trabajo, amigos de la infancia y vecinos. Sus relaciones con los vecinos no habían sido buenas. Siempre protestaba por todo. Sentía asco hacia el resto de la gente, como si fueran una amenaza.
    Una vez tuvo un romance que acabó pronto .Le dejó huella y más vacía todavía.
    Ese amor pudo transformar su vida .Pero ella no cambió y decidió continuar sola y libre.
    Ahora había un minúsculo ser que le amenazaba, que le recordaba que era indefensa.
    Una noche decidió salir a aplaudir. Hasta entonces no lo había hecho porque no se sentía parte de todos y no sentía empatía.
    Desde su ventana vió a muchas personas aplaudiendo, que luchaban por lo mismo y su esperanza le conmovió.
    Empezó a pensar en los demás, a saludar a sus vecinos y a sentir amor por ella y por su vida.
    NICOLÁS SORIANO MATEU 3ºB.

  • Ainhoa Alcodori Sabayes (domingo, 26. abril 2020 20:30)

    Un día normal, era por la noche cene y me fui a dormir pensando que el día siguiente todo seria igual. Pero no fue así, me desperté y todo había cambiado toda mi realidad era distinta.

    Me desperté en un pueblo escondido entre las montañas, las personas que vivían en el tenían pocos recursos pero allí todos eran felices con lo que tenían. ¿ Lineas rectas o curvas? Les daba igual por que no tenían limites, sus ideas fluían sin censurar. Allí todo era bondad entre todos, no discutían y no se enfadaban entre ellos ya que para ellos era mas importante que todo el mundo viviera de la mejor manera posible. Al principio estaba asustada por que no tenia cerca ni a mis amigos ni a mi familia pero luego vi como vivían y por un momento me hubiera encanado vivir ahí por siempre. El anochecer era preciso por que se veía como el sol se escondía detrás de las montañas, me encantó ese lugar, era como una fotografía de las que solo veía a través del teléfono.

    Una vez que ya se hizo de noche me fui a dormir a una casa que me habían dejado para mí y al despertarme volvía a estar en mi casa con mi realidad de siempre. ¿Fue todo un sueño? La verdad es que nunca lo sabré con certeza pero lo que si que me encantó es estar en un lugar donde todo era bondad.

  • López Blasco, Daniel 3ºB (domingo, 26. abril 2020 19:46)

    Era un día espléndido, hacía un sol radiante, pero ha decir verdad, estaba un poco solo, a mis amigos no les apetecía ir un rato a la playa, en cambio yo, tenía unas ganas increíbles y aquí estoy tumbado en la arena.

    Mientras pensaba tranquilamente en mis cosas noto que alguien me toca la espalda. ¡Era Toni! Mi mejor amigo, al final a él también le han entrado ganas de venir a la playa. Sin pensarlo ni un momento le digo de ir a pegarnos un chapuzón, enseguida él me dice: “Vale, pero con cuidado que el mar está un poco revoltoso”. Yo simplemente asiento con la cabeza y los dos corremos hacia el agua. Después de un rato decidimos entrar un poco más adentro del mar ya que se había calmado un poco, pero repentinamente una ola gigante nos cae encima, cuando salimos del agua nos reímos a pura carcajada y decidimos salir a tomar un poco el sol. De lo agusto que estaba me llego a dormir, a Toni no se le ocurre otra cosa que coger un poco de agua y salpicar para despertarme, lógicamente me despierto de golpe y le veo riendo, yo también me río, sé que es una broma. Ya se estaba haciendo de noche y Toni me dice que si quiero ir a su casa y estar un rato jugando juntos a la play y le digo que sí. Cuando llegamos lo primero que hace Toni es llevarme a la cocina y saca de la nevera un tarro de pepinillos, sabe que me encantan, me da el tarro y me dice que coma cuanto quiera.

    Pasan una horas, las cuales no fueron nada porque estuvimos todo el rato jugando a la play, me suena el móvil, es mi mi madre y me dice que vaya a casa que ya es tarde, lamentablemente me despido de Toni y me voy a casa.

  • Pablo Báguena Ibáñez 3ºD (sábado, 25. abril 2020 20:06)

    Todo es del mismo color. A pesar de estar lleno de formas y colores, yo lo veo todo igual, en una paleta de grises oscuros. Todos esos truenos y relámpagos, que golpean con tanta fuerza que serían capaces de partir el planeta en dos, todas esas gotas de lluvia y todos esos soles y lunas que están por salir, todos del mismo color. Las formas, poco a poco, dejan de ser lo que su mismo nombre dice de ellas, no me acuerdo de como se veía nada. Todo eso, que llevo un año tras año viendo a diario, ya no tiene una composición sólida, son solo figuras que se mueven y cambian a cada segundo. Ya no se ni quién soy, ni qué veo. Más rápido de lo que debería, todo pierde el sentido que antes creía que tenía. Estoy solo, en un mundo cuyos colores y formas no puedo distinguir. Paso a paso, me doy cuenta de que ya no puedo hacer nada. A pesar de no estar en el fondo, poco me queda. Me despido de todo lo que me rodea, aunque ya no sepa ni lo que es. Es el fin y lo tengo claro. Adiós. Ya no hay nada aquí.

  • Victor Carot (viernes, 24. abril 2020 14:49)

    La naturaleza nos puede dar la bella tranquilidad de escuchar el canto de los pájaros pero lo que realmente no sabemos es lo que hay detrás de todo ello, y de eso va esta historia, realmente esta historia va de la dureza de la naturaleza, as que voy a empezara a contarla.

    la historia comienza con un vello pez que va de en lado para otro en un bello y precioso lago situado en eun lugar que es imposible de alcanzar para los humanos, por lo tanto en aquel lugar todo estaba intacto ni una lata en el suelo, ni una colilla, ni si quiera una simple huella de la bota de un explorador. Volviendo con el pez, el como de normal estaba buceando por el lago en búsqueda de cualquier tipo de alimento para poder sobrevivir el y toda su familia, el pez ya bastante decepcionado por no encontrar nada decidió acercarse a la orilla, aquel sitio que de pequeño le habían prohibido al igual que el prohibió a sus queridos hijos, se acerco lentamente sin hacer nada de ruido. Lo que el no sabia es que la gran cacería ya había comenzado y es que el tenia una diana gigante en la espalda, estaba tan cerca de la orilla que se sentía ya fuera del agua, hasta que de repente, una gran y poderosa serpiente apareció de la nada como si fuera un fantasma que apareció de la nada, el pez se dio el gran susto de su vida e intento huir pero ya era demasiado tarde la gran serpiente ya le había mordido y clavado sus grandes colmillos.

    El pez a punto de morir recuerda cada instante de se vida y recuerda por que el había ido a la orilla,, recuerda que entro simplemente por chulería pese a las advertencias que le habían hecho su padre pero de repente... El pez despierta sobresaltado pero con las ideas bien claras. Gracias a eso aprovecho todo lo que tenia al máximo y toda a familia hicieron un pacto de total trasparencia para todo ya que entre todos les seria mas fácil resolver los problemas.

  • Rocío Punter Piquer- 3ºA (viernes, 24. abril 2020 14:38)

    Yo era la cigüeña y él era la avestruz. Y ya sabéis cómo sigue, ¿no? Parece la típica historia de 2 animales, que se enamoran, pero ¿creéis que los animales se pueden enamorar al igual que lo hacen los humanos? Recapitulamos, soy una pequeña cigüeña de temprana edad y donde vivo, no tengo muchos amigos.
    Yo pensaba que me iba a quedar el resto de mi vida sola, sin muchos amigos. Pero el día más inesperado, mientras estaba bebiendo agua del arroyo, vi un animal gigante, y me escondí detrás de un matorral. Pero la curiosidad me mataba, y fui sacando la cabeza poco a poco para saber de qué animal se trataba. Me quedé muy sorprendida, era una especie que no había visto antes, se trataba de una avestruz. Y era mucho más bonita lo que me imaginaba. Era tan bonita, que empecé a volar y a la que me dí cuenta estaba a 50 metros sobre el suelo, y ya era tarde, y bajé inmediatamente, porque como no, ahí estaba mi madre. Bueno de mi madre no voy a hablar mucho porque se resumiría todo en : cigüeña de edad avanzada con ira y furia también avanzada.
    Volvemos al tema de la avestruz, después de haberla visto, ella me vio a mi también pero no era una depredadora, así que con el paso del tiempo nos hicimos mejores amigas. Pero como mi madre quería que tuviese pareja, y la cigüeña era la persona a la que más quería, nos casó. Y en la boda comimos manjares, desde zanahorias hasta… Bueno, creo que solo comimos zanahorias. Pero lo mejor fue escuchar la brisa del mar, las olas romper contra el espigón, y los gritos de los niños.

  • Nicolas Font 3B (viernes, 24. abril 2020 10:31)

    Era un domingo por la tarde, y yo estaba tranquilamente haciendo la siesta, cuando de repente algo me tocó y me despertó. Era un huevo frito con dos yemas.
    No entendía nada, no sabia que hacer, el huevo me estaba hablando pero yo no entendía su lengua, me levanté del sofá y fui a Google al traductor, en él salían idiomas de todo tipo menos ese, no lo encontraba por ninguna parte. En ese mismo instante me puse a pensar que eso debía ser una señal de algo, que se me olvidaba algo. Me correteé toda la casa, de arriba a bajo y de bajo a arriba, pero nada oye, no me venía a la cabeza. Me puse súper nervioso y me entraron ganas de ir al baño. Terminé y al salir vi que algo raro estaba en mi habitación. Era un triángulo, seguramente de donde venía el huevo. Tras dudar un buen rato si saltar o no, me decidí y salté.
    Me sentía raro,como si supiese a donde iba, al rato aterricé, y había llegado a mi cocina, olía a quemado. Y habían unas flechas sobre una sartén y ahí es cuando entendí todo, me había dejado haciendo un huevo. Rápido me desperté del sueño, sudando y, efectivamente se había quemado y me tocó hacer otro.
    FIN

  • María Elena Picó Cruzans (jueves, 23. abril 2020 20:17)

    Comentario a Leyre Zagalá: Leyre, ¡qué bonito texto y garabato!
    Un saludo.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Antonio Cruzans Gonzalvo